Medellín, cuarta de temporada

Ojalá, hasta pronto

Febrero 14 de 2015

Por Víctor Diusabá Rojas, Columnista invitado

NOTICIAS

 

 

 

Un adiós con temores.  De un lado, los que despierta el futuro de esta plaza y de esta feria.  Del otro, ese interrogante inmenso sobre el momento que viven los hierros nacionales, con contadas excepciones; la verdad, muy contadas.


Así las cosas, una tarde signada por la nostalgia y la incertidumbre. Y más aún cuando el gran protagonista, que se creía iba a ser el toro, apareció poco.  Apenas uno de Ernesto Gutiérrez Arango y otro de La Carolina (que, además no entró en concurso por ser sobrero) lograron sacar la cara, mientras los demás se perdieron ya sea en el infortunio (como pasó con el malogrado de Santa Bárbara) o en ese océano de mansedumbre que complementó la jornada.

Hubo en los toreros ganas, eso sí, con diferentes tonos de brillantez.  A Sebastián Castella esta plaza le volvió a dar votos de admiración y cariño. El francés los respondió con creces en el cuarto, un ejemplar de La Carolina que no se cansó de mirar hacia los adentros, a donde no le dio salida Sebastián con argumentos técnicos para evitar que allí se refugiara. Eso sí, la movilidad del ejemplar permitió que la faena se extendiera y conectara con los tendidos, ávidos de ver triunfar a quien nunca se rindió.  La presidencia concedió una oreja y la gente una clamorosa vuelta al ruedo.


En su primero, de Achury, la flojedad del animal fue el principal impedimento para lucir. Un par de  naturales sueltos alcanzaron a sobresalir en medio de un trámite que supo a poco, como el toro mismo.

Para Manuel Libardo, la puerta grande alcanzó a hacer sonar sus goznes. El de Ubaté hizo una faena de categoría a un noble toro de La Carolina que vino a suceder al segundo original de Santa Bárbara, que pareció sufrir en el ruedo una lesión cervical que lo hizo inválido.  El de repuesto, grande y con toda la barba, superó, con la indudable ayuda de Manuel LIbardo, sus defectos de fuerza para terminar yendo con bondad tras esa muleta puesta a la altura exacta y con el temple apropiado. De ahí salieron las limpias series de derecha y buenas tandas, y los naturales de menor tono, eso sí, sin manchar la plana. La espada cayó más de la cuenta y eso restó méritos para  el doble trofeo. Oreja de importancia.


En cambio el quinto de Fuentelapeña fue un manso de libro que puso al torero nacional a entablar una persecución individual - ruedo abajo, ruedo arriba-, que terminó luego de un largo calvario.

Iván Fandiño también cosechó una oreja en el toro más claro de cuantos entraron en competencia en esta corrida de concurso, el de la ganadería de Ernesto Gutiérrez Arango. El diestro vasco pudo soltar tela en el capote ante un ejemplar que metió la cara. Y él, junto con Castella, cada uno a su estilo y manera, se  dejaron ver en duelo de quites que entusiasmó a la asistencia. En la muleta, la faena fue creciendo del unipase inicial que imponían las condiciones del toro a tandas más ligadas, en especial sobre la izquierda. El pinchazo, borrado con un buen espadazo, dejó las cosas en una oreja.  Al toro se le concedió la vuelta al ruedo.
El sexto tampoco ayudó. Ese, de El Paraíso, dio una y otra vez la espalda a la pelea que le propuso Fandiño.


Esa fue una cara de la tarde. La otra estuvo en el callejón de la plaza. Santiago Tobón recibió el homenaje de toreros, ganaderos y público. Se van con él 25 años de trabajo y de pasión por esta fiesta. Más allá de que lo reconsidere y conscientes de que los hombres pasan y las instituciones quedan, a La Macarena le espera un desafío de inmensas proporciones. La cita es dentro de un año. Ojalá que así sea.


Ficha de la corrida

Feria de La Macarena 2015
Última de abono   
Concurso de ganaderías
Toros de Achury Viejo (flojo e intrascendente); La Carolina (noble y sustituto de uno de Santa Bárbara que se malogró); Ernesto Gutiérrez (noble y con movilidad, el mejor de los que entraron en competencia); La Carolina (mando que se dejó); Fuentelapeña (manso perdido) y La Carolina (manso).
448, 524, 528, 500, 454 y 458 kgrs
Sebastián Castella
Malva y oro
Palmas y oreja


Manuel Libardo
Malva y oro
Oreja y palmas tras aviso


Iván Fandiño
Canela y oro
Oreja y palmas.
Detalles:
Menos de media entrada.