Sale del aire Tendido 7

Carta a Don Guillermo Rodríguez

Marzo 2 de 2015

 

NOTICIAS

 

 

 

 

Aún rondan en mi cabeza sus palabras en el programa de ayer, el último, que sorpresa más mala nos tenía Don Guillermo. “…las faenas deben terminar en algún momento, hay que saber decir adiós y saber escuchar y decir gracias a mucha gente… me debo ir".  No tuvo usted ni un solo reproche al decir adiós y de paso, finalizar  una historia con más de 40 años. Todos, la gran mayoría, lo sé, nos quedamos sin aliento o quizás con un suspiro que representó lo perdido.


Don Guillermo, imagino, por la forma en la que se fueron dando las cosas, que gracias a usted, la vida de Tendido 7 fue más extensa de lo que pudo haber sido. La negativa a las trasmisiones de las ferias, la ausencia de Manolo Molés en Cali y Manizales, el cambio de horario del espacio, entre otras cosas, me hace pensar que fue así y entender, que  el agradecimiento de la cadena hacia usted y el reconocimiento a su (gran) trayectoria periodística, mantuvieron un espacio que hace mucho quisieron sacar del aire.

Afuera está, la cadena decidió que el programa con más trayectoria de la misma, así lo estuviera. Pero el camino tiene muchos kilómetros, por fortuna,  y un profesional y una persona como usted, tienen muchas cosas por contarnos. Se cerró una ventana, como usted lo dijo, pero, como también lo dijo, hay otras formas.  Espero, que las mismas no se tarden y poder seguir leyéndolo y escuchándolo. Usted sabe que cuenta con el apoyo de los aficionados, que como yo, esperábamos la noche del domingo para enterarnos de buenas noticias, las mismas que no llegaron el último domingo.

Tendido 7 quedó atrás, se cerró un capítulo que tuvo otros nombres, que le voy yo a contar, “Reiletes” y  “Toriles” enseñaron a muchos el camino y dieron a conocer voces como las de Ramón Ospina, Paco Luna, Hernando Espinosa, Iván y Julián Parra Díaz y usted siempre ahí, Don Guillermo. Por razones generacionales y para desdicha mía, sólo escuche las últimas, pero para fortuna mía, Iván Parra y usted, bien pudieran buscar esas ventanas que muchos quisiéramos que ustedes abrieran.

Don Guillermo, usted aún tiene la palabra y un ordenador.

 

Un abrazo Don Guillermo.
Diego Caballero