Fandiño, solo ante seis toros

Desencanto

Redacción puerta grande

Fotos Efe

Marzo 29 de 2015

 

NOTICIAS

 

 

 

...
 

La expectación que generó la corrida del domingo de Ramos en Madrid, en la que Iván Fandiño lidió en solitario seis toros del gusto del  público  Madrileño, no tuvo un buen final. Si un buen inicio al colgarse el cartel del  “No hay billetes” , que fuera de San Isidro ya es un dato histórico,  y con la ovación ofrecida al torero para iniciar la tarde.

Al acabar la misma,  al torero, arropado por su cuadrilla,  lo despidieron con división de opiniones de los que, arriba, sufrieron el desencanto que produjo cada uno de los toros. No sirvió ninguno.  Fandiño pagó, un alto, exagerado y pasional precio, a los que  apostaron por la reivindicación de los encastes.  

Enfadados, los apostadores de arriba,  y  con el desencanto en sus bocas, silbaron y además tiraron almohadillas para despedir,  a quien quiso comprenderles ofreciéndoles  su gesto.  Un torero que, sin necesidades,  quiso darles las  razones que otros no les dan,  pero que no encontró  bravura,  ni   raza en los toros para sumar motivos,  ni puntos para ganar en un juego en el que tenia pocos a favor.

Su gesto, sin antecedentes, quedó ahí, como un acto que otro actor, ya conociendo el guion,  no repetirá, seguro. Entre otras cosas, porque la tarde comprobó, que Madrid es tierra de nadie por más gestos  que se le hagan.