Sevilla, feria de abril

Núñez del Cuvillo y Manzanares

 

Redacción puerta grande

Foto tomada de plazadetorosdelamaestranza.com

Imágenes

Abril 24 de 2015

 

NOTICIAS

 

 

 

...
 

Tarde de toros. Buena corrida de Núñez del Cuvillo, con clase y a más en sus embestidas y no siempre aprovechada por los toreros. Cuatro de seis, casi un milagro.

Con dos de ellos,  José María  Manzanares estuvo cerca de abrir la puerta del príncipe. Su espada, segura tantas veces, la cerró. En ambos toros su toreo siguió ganando adeptos en la Maestranza y en ambos puso la gente de pie cuando ejecutó  gustosos cambios de mano y  pases de pecho prolongadísimos para rematar  las series, unas con más ajuste que otras, pero siempre con empaque y gusto. Eso sí, entendió bien  a sus toros que, como el,   fueron los protagonistas de la tarde.  Su cuadrilla, una vez más, fue un reloj suizo.  La vuelta al ruedo en el quinto, con la plaza entregada,  fue un clamor de agradecimiento, no solo a su tarde, también a su gesto de echarse la feria encima.

Gustó por momentos  David Galván, con un lote algo más exigente. En su primero con el viento a su contra no encontró el temple, sobre todo por el pitón izquierdo por donde el toro mostró condiciones, pero necesitaba de esa limpieza en el muletazo para romper hacia adelante. En algun muletazo, la fórmula del temple, demostró lo que pudo haber sido.  Dio una vuelta al  ruedo en el que cerró la tarde tras un arrimón que llegó después de una fea voltereta.

Rivera Ordoñez dejó en dos buenas estocadas, lo mejor de su tarde. Venía a conmemorar 20 años de alternativa, tomada en este ruedo, pero pocos parecían saberlo. También tuvo su pedazo de lotería, en el cuarto de la tarde, un toro con trasmisión y que siguió de buena forma la muleta,  pero su faena nunca cogió el vuelo esperado.