Juan de Castilla corta una oreja en Madrid

 

NOTICIAS

VIDEO

Resumen de noticias

Foto mundotoro.com

las-ventas.com

15 de septiembre 2015

 

 

 

Juan de Castilla debutó en Madrid, cortó una oreja al novillo de su presentación, la única del festejo en el que, además,  se dieron dos vueltas al ruedo por parte de Miguel A. Leon y David Fernández.  Juan de castilla logró su premio al imponerse con valor y firmeza en una faena en la que su mano izquierda sumó momentos de gran ajuste e interés. La mala colocación de la espada en su segundo novillo, le cerró una posible puerta grande que el público solicitó.

Resumen de prensa

Juan de Castilla roza la puerta grande en su debut
Marco Hierro - cultoro.com

…Humilló el tercero de salida, pero le faltó celo y ritmo en las verónicas que propuso Juan de Castilla, recogiendo con dificultad pero con quietud la repetición tras el cortísimo viaje. Por gaoneras quitó con solvencia León tras los dos picotazos en varas. Más bronco fue el animal en la muleta, con el recorrido corto que se empeñó Juan en no ligar y buscarlo tan largo como fuera posible con la zurda. Repuso el animal, y a los lomos se lo echó, encunándolo sin más consecuencia. Mucho valor el del colombiano, que aguantó firme la aspereza y se inmoló en las bernadinas finales para, con una estocada en la yema, cortarle una oreja…A media altura y a arreones de corto viaje llegó al capote el sexto, largo, hondo y cuajado para cualquier plaza. Con asiento y oficio lo recogió Juan de Castilla, con firmeza ante la aspereza manifiesta del animal, que se quiso quitar el palo a cabezazos después de llegar para topar en las dos varas. Llegó zorrón y se quiso quedar debajo en las verónicas del quite de León. Se desmonteró en banderillas Manuel Macías. Y duró poco el animal embistiendo con aspereza en la firme muleta del colombiano, que siempre estuvo colocado, siempre presto a torear y siempre asentado con el animal. Faena a más que culminó entre los pitones, con circulares y con manoletinas de rodillas, coronada con una estocada tendida que no fue suficiente para abrir la puerta grande, pese a la petición. Ovación. 

 

J.M.Arruego – mundotoro.com
Impacta Juan de Castilla

Enlotado con el de trapío mas escueto, el sexto fue el más fuerte. Manseó en varas, se quedó sin picar pero el aparente genio que el animal tenía lo abortó Juan de Castilla con su muleta. De nuevo muy enfibrado, con mucho aplomo y muy hundido en la arena, aunque sin posibilidad de ligarlos, extrajo muletazos de enorme mérito por los dos pitones. Impactaron las manoletinas de rodillas de cierre y después de una estocada delantera se pidió la oreja de forma mayoritaria, pero el presidente optó por cerrarle al colombiano la Puerta Grande.

Más estrecho el tercero, ya evidenció poca fuerza de salida y ese defecto le incitó a defenderse durante la faena de muleta. En la faena de Juan de Castilla, que se presentaba en Las Ventas, destacaron dos virtudes, la pureza de la colocación y el ajuste de los embroques. Eso le llevó a sufrir una severa voltereta y también a conseguir muletazos de entidad sobre todo por el pitón izquierdo, aunque la serie de cierre con la derecha también fue francamente buena. Igual de apretada que la faena fueron las bernadinas de cierre y la estocada, soberbia.

 

Siempre al frente en su debut de purísima y oro

Rosario Pérez ABC

«Juan, mátalo, mátalo que te va a coger», repetía en estado de absoluta tensión un joven sentado en el tendido bajo del «3». Aquella voz parecía sacada de «Juncal». Y de otro tiempo era la valentísima estampa del tal Juan. ¿Tal? Don Juan este domingo; De Castilla su apellido en los carteles de esta España a la que vino desde Colombia sin nada más que su propio yo. Y ese «yo» esconde valores y un impactante valor, con capacidad para posicionarse en un escalafón de novilleros con porvenir.

Tal y como pronosticaba aquella voz del tendido «3», la cogida sobrevino. No se equivocó Ángel Santamaría, que se presentaba como «su hermano, aunque no de sangre». Con este joven compartió Juan de Castilla aventuras por tierras sevillanas, donde comenzó a forjarse el sueño español del torero de Medellín. Porque Medellín tiene ya un torero. Colombia está de enhorabuena, y muchos de sus paisanos fueron testigos del futuro.

Suyo fue el peor lote de la potable e interesante novillada de Villamarta -desigual, con unos más más guapos y otros más feos, con alguno que era como aquel hombre ¿o mujer? de Quevedo a una nariz (o cuernos en este caso) pegado-, y con el dueto más desagradecido hizo lo mejor y se ganó los mayores plácemes. El quite de su tarjeta de debut aceleró los corazones y habló por sí solo: aquello era el desprecio a la vida, como si no hubiese vida sin toreo y sin triunfo... Se la jugó Juan de Castilla de principio a fin. Ni un paso atrás, siempre al frente en su seria actuación, de mucha importancia.

Inmenso natural

Madrid reconoció su sincera colocación, en el sitio donde brama la verdad. En su más que prometedora presentación en el coso capitalino sobresalió un natural de acá hasta allá, largo, inmenso como el océano que le separa de su familia, de temple mayor y mando a rastras. Aquel zurdado resplandeció en su notable faena al tercero, con buenos muletazos por ambos pitones, puro el cite, firme desde un inicio en el que «Pelón» le lamió con el pitón el rostro hasta el ceñido epílogo por bernadinas. El volteretón anterior fue tremendo, pero nunca se arrugó. Se ganó una oreja de mérito tras un espadazo con lentitud en la suerte. Después de fundirse en un abrazo visible e invisible con quienes creen y creyeron en él, su apoderado Álvaro Polo y Néstor García, obsequió el trofeo a su «hermano» Ángel, que lo aclamaba en pie.

A punto estuvo de arrancar otro al deslucido sexto, que tomaba a regañadientes las telas. Juan de Castilla logró corregirle defectos, siempre con aplomo y entrega, y de uno en uno obtuvo muletazos cabales y de esperanza, muy resolutivo en todo momento. Tuvo la listeza de cerrar por manoletinas de rodillas -¡infárticas fueron!-, pero la estocada cayó delantera y el presidente no consideró suficiente la petición. Qué bonito habría sido que esa Puerta Grande que estrenó en abril un peruano llamado a ser figura (Roca Rey) la cruzara en septiembre un colombiano -afincado en Guadalajara- al que deberían abrírsele las puertas de los principales escenarios la próxima temporada. Los empresarios de su país tomaron ya nota...