Consejo de Estado tumba consulta antitaurina en Bogotá

 

NOTICIAS

VIDEO

Redaccion

 

24 de septiembre 2015

 

 

 

La consulta antitaurina prevista a realizarse en los próximos comicios electorales sufrió un revés en el Consejo de Estado que revocó el fallo que daba vía libre a su realización.

La Sección Quinta de ese alto tribunal, con ponencia del magistrado Alberto Yepes, concluyó que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca al pronunciarse en única instancia dentro del trámite de la consulta popular de iniciativa del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, violó el derecho fundamental al debido proceso de los accionantes, por cuanto desconoció de manera flagrante las dos sentencias de la Corte Constitucional en la que se definió expresamente que en el Distrito Capital está habilitada la actividad de la tauromaquia.

El Consejo de Estado recordó, justamente, que la sentencia T-296 del 2013 es clara al señalar que en la Plaza de Toros de Santamaría debe permitirse de manera permanente “la realización de espectáculos taurinos”, conforme lo expresa una Ley de la República.

“La Corte Constitucional entendió que tauromaquia, entendida como una práctica tradicional y artística, y con arraigo en determinados sectores de la población, está protegida actualmente por el legislador quien tiene la competencia privativa para determinar su prohibición, si a futuro las circunstancias de arraigo cambian frente al grupo que la práctica y en el que es considerada como una expresión cultural que debe ser protegida”, dice uno de los apartes de la providencia.

La ponencia del magistrado Yepes recordó también que una de las sentencias de la Corte precisa que los entes territoriales no tienen competencia para proscribir la actividad taurina ya que esa facultad es del resorte del legislador.

Así las cosas, concluye el Consejo de Estado, “el Alcalde del Distrito Capital no tiene la competencia para prohibir las corridas de toros y novilladas, ni ninguna otra clase de actividad taurina, pues no ostenta el poder de policía principal o subsidiario para crear una norma de ese tipo, por cuanto entraría a regular libertades y comportamientos, limitando derechos fundamentales”.

La consulta fue aprobada en el Concejo de Bogotá en julio pasado con 29 votos a favor y 6 en contra. Lo que se pretendía era preguntarles a los bogotanos “¿Está de acuerdo, SI o NO, con que se realicen corridas de toros y novilladas en Bogotá Distrito capital”.

.