Perlaza vuelve a salir a hombros de Cañaveralejo  

 
 
 

14 de noviembre de 2016

Puerta Grande

Imágenes

El torero caleño cortó dos orejas al toro ‘Abrileño’ de Ambaló y fue el triunfador en la última tarde de la temporada ‘Toros para todos’.   

Diego González, Paco Perlaza, César Manotas y José Fernando Alzate se han visto las caras casi todos los días durante los últimos 15 años, incluso más. Comparten rutina, entrenan a diario en la plaza de Cañaveralejo, y el pasado domingo compartieron ilusiones en ese ruedo que tanto les ha significado. De ahí los cariñosos y efusivos gestos con los que se saludaron cuando volvieron a verse en el patio de cuadrillas, esta vez vestidos de luces. 

Junto a ellos un torero caleño pero que se hizo hombre y torero en Bogotá, David Martínez, que apenas completa un año de alternativa, y que venía precedido de una gran temporada, en cuanto a números, que lo ubicaban en los primeros escaños del escalafón nacional. En la preferia encontró la puerta de entrada a su la plaza de su tierra natal. El rejoneador Willy Rodríguez fue el encargado de abrir la tarde, una cita de tres generaciones de toreros colombianos. 

Seis toros de Ambaló, seis toreros colombianos, un solo triunfador. El caleño  Paco Perlaza abrió la puerta grande del Señor de los Cristales tras cortar dos orejas a ‘Abrileño’, tercero de la tarde, y sumó una nueva salida a hombros de la plaza de toros de Cañaveralejo. 

Era el único del sexteto anunciado en la próxima feria de Cali, circunstancia que lo obligaba a triunfar. Y empezó a conquistar el éxito desde el primer instante. Tan pronto se asomó ‘Abrileño’ por la puerta de toriles, Perlaza lo desafió con una larga cambiada de rodillas, que repitió dos veces. Con el público en el bolsillo, el torero caleño volvió a hacer alarde de su valor. Se sentó en el estribo de las tablas y así empezó a torear con la muleta. Luego lo hizo de rodillas, y cuando volvió a levantarse tenía al público en pie y a la banda de músicos tocando el pasodoble. 

Y hasta se dio el lujo de dar pases mirando al tendido. Como era su única carta, el torero se jugó el pellejo en la suerte suprema, y tras la gran estocada el público solo paró de reclamar trofeos hasta que el presidente asomó el segundo pañuelo, el que abría la puerta grande. 

Perlaza, que tantas veces había salido izado en los hombros de los monosabios, tanto que tiene dos trofeos del Señor de los Cristales en la vitrina de su casa, volvía a encontrar el camino, después de varios años de sequía. 

También volvían los toros de Ambaló al ruedo de Cañaveralejo, pero como ha sido costumbre, fueron muy tacaños en brindar posibilidades de triunfo. Los toreros colombianos tuvieron que sudar más de la cuenta para tratar de imponerse. 

La tarde la abrió el rejoneador Willy Rodríguez cuya labor fue silenciada. Diego González se las vio con un toro con pocas ambiciones, por lo que solo pudo dejar detalles para mantener la fidelidad de sus partidarios. César Manotas tuvo que enfrentarse con un toro bastante incómodo pero al que desafió casi que metiéndose entre los pitones. José Fernando Alzate se llevó el toro más difícil del encierro, lo mejor de su actuación volvió a ser la forma como interpretó la suerte suprema. David Martínez debutó en la plaza de su ciudad natal, y ante sus paisanos dejó ver sus buenas intenciones con capote, banderillas y muleta.

Tres tardes, tres puertas grandes, tres salidas a hombros, así terminó la pre-feria ‘Toros para todos’ 2016. Cañaveralejo volverá a abrir sus puertas el 25 de diciembre, día en que dará inicio la Feria de Cali. 

 

 

NOTICIAS