Ni Manzanares, ni Roca Rey; Guerrita Chico abre la puerta grande

 
 
 

28 de diciembre de 2016

Contra todo pronóstico, el caleño fue el único que cortó dos orejas y salió a hombros por la puerta Señor de los Cristales. Discutido encierro de Ernesto Gutiérrez.

 
Rodrigo Urrego B.

Imágenes http://bit.ly/2ixvRFW 

Ni Manzanares, la gran estrella del cartel; ni Roca Rey, el figurón del momento. Guerrita Chico, un colombiano que parecía reducido al papel de telonero, fue el que salió a hombros por la puerta del Señor de los Cristales. Los llamados a hacerlo, el español y el peruano, se quedaron por debajo en el marcador, ambos cortaron una oreja. Más allá de los números, la cuarta corrida ha sido la que más emociones ha provocado hasta esta altura de la feria de Cali.
Guerrita, con el cuarto, se rebeló y se vistió de protagonista principal de la tarde. Brindó su faena a sus compañeros de cartel, Manzanares y Roca Rey, todo un lujo para cualquier torero nacional. Las palabras se extendieron más de la cuenta, y para no quedar mal con el ofrecimiento, el colombiano no tuvo otra que ponerse de rodillas en la mitad del redondel. El toro de Ernesto Gutiérrez persiguió la muleta como si se le fuera la vida, y Guerrita, aún de rodillas, le dio pases hasta que la plaza se volvió un manicomio. El estruendo de Cañaveralejo ha sido el que con mayor intensidad se ha sentido en las primeras cuatro tardes de la feria.


Puede que no haya sido el toreo para paladares exquisitos, pero el público lo que vio fue a un torero que se había sacado el billete gordo de la lotería, y a su manera, no lo iba a desperdiciar. Fue como un cara y sello, y la moneda, al caer, fue favorable para Guerrita. Tan emotivo momento puso al público de su lado, y aunque la faena no volvió a alcanzar tales cimas, lo hecho ya era suficiente para llegar a la suerte suprema con una moneda de cambio con la que reclamar el triunfo. Para sorpresa de todos, probablemente del propio torero, la estocada fue tan efectiva que provocó un nuevo estruendo. Guerrita se había sacado premio gordo, las dos orejas y la salida a hombros de la plaza de Cañaveralejo hasta la Calle Quinta.


Naufrago, el toro de Ernesto Gutiérrez que le dio a Guerrita la llave de la gloria, había sido el señalado en horas de la mañana, al momento del sorteo. “No podía fallar”, decían los profesionales con solo verle las hechuras, como dicen ellos. Álex Benavidez fue el banderillero que lo sacó del sombrero, en forma de papel de fumar. El número 485 que allí estaba escrito fue sinónimo de embestidas bondadosas y generosas, aunque poco ambiciosas. Los toros de Manizales no protagonizaron una tarde como las que vienen siendo costumbre cuando se lidian los de la divisa negro y oro. El público protestó la presencia de varios toros, y los que tuvieron en frente Manzanares y Roca Rey no tuvieron la suficiente bravura como para que la afición llegara al delirio.   


Manzanares, esperado por muchos por cuatro años, quedó inédito en su primero. Un par de lances con poca gracia, y un par de muletazos por la cara ante un toro sin fuerzas. Tanta espera para tan poco, se pensó. Pero tras el triunfo de sus compañeros y picado en el orgullo salió con algo más de disposición para enfrentarse al quinto, un toro que no regalaba las embestidas. Pero cuando la muleta de Manzanares pudo provocarlas, se vio el mejor toreo de la tarde, y también en lo corrido de la feria. Aunque Manzanares arrancó los oles de Cañaveralejo, clavando el mentón en el pecho, y con esa estética propia de los que llevan tan legendario apellido, solo cortó una oreja.


Que Roca Rey no haya salido a hombros de Cali, es todo un suceso. En su segundo paseíllo de la feria sus toros no se la pusieron nada fácil. Pero el peruano fue capaz de hacerles faenas a ambos, incluso soportando embestidas tan peligrosas que a muchos les cortó la respiración. Cortó una oreja en su primero, y esta la vez la espada lo traicionó en su segundo, pues tal vez se hubiera subido al paseo de la victoria, ese que dio Guerrita en solitario.

Ficha
Cali, plaza de toros de Cañaveralejo
Miércoles 28 de diciembre de 2016
Cuarta corrida
Toros de Ernesto Gutiérrez

Guerrita Chico: silencio y dos orejas.
Manzanares: silencio y una oreja
Roca Rey: una oreja y saludo en el tercio.

 

 

 

 

 

NOTICIAS